En la actualidad ponemos muchísima esfuerzo en que las mujeres y las niñas tengan acceso al mundo masculino, ya que suele ser el más privilegiado de los dos en muchos aspectos. Pero ¿y si vamos más allá, ofreciendo a los niños el mundo femenino? Os contamos cómo hacerlo y cuáles son sus ventajas.

En #Realkiddys cada vez tenemos más claro que para que lo masculino no sea siempre lo mejor, lo más valorado, lo más apreciado, o lo mejor pagado hemos de darle a “lo femenino” el sitio que le corresponde. Si solo conseguimos que niñas y mujeres tengan acceso al mundo masculino, pero que niños y hombres sigan considerando lo femenino como de mejor categoría, de peor calidad, no habremos avanzado lo suficiente.

Lo masculino NO es mejor que lo femenino

¿Es mejor ser frío que sensible? NO.

¿Es mejor el fútbol que el baile? NO.

aboycantoo5

¿Son mejores los cuentos de superhéroes que los de princesas? NO.

¿Es mejor el azul que el rosa? NO.

aboycantoo3

Y con la idea que tanto trabajamos desde Realkiddys, de que los niños tienen el mismo derecho al mundo femenino que las niñas al mundo masculino (algo que postulamos desde nuestro libro Martín es el mejor), se lanzó hace unos meses la campaña #aboycantoo.

Hay mucha maneras de ser niño

Esta iniciativa surge de la fotógrafa canadiense Kirsten McGoey inspirada por sus tres hijos varones de tres, ocho y once años. En particular, su hijo mediano fue el que la llevó a desarrollar este proyecto. De él decía todo el mundo que nunca lo veían andar, que iba a todas partes bailando.

aboycantoo4

Este bello trabajo es una manera magnífica de mostrarle a todo el mundo que no existen gustos de niños o de niñas sino gustos individuales, personales y únicos, y quien no lo entienda así, tiene un gran problema con la tolerancia y el respeto.

aboycantoo1

5 Claves para acompañar la masculinidad de tu hijo

  1. No hay una única manera de ser niño (ni de ser hombre), sino infinitas opciones.
  2. Respeta los gustos y opciones de tu hijo.
  3. Ofrécele todo tipo de juguetes, actividades, cuentos… No decidas por él pensando que será lo más adecuado por ser niño.
  4. Habla con tu hijo. Tal vez sus gustos no sean valorados por el resto, pero ahí estás tú para acompañarle en su travesía de crecimiento personal e identificación. Tener un modelo adulto que le respete y acompañe es el mejor regalo.
  5. No lo eduques solo a él. Prueba a ser activista, por muy pequeña que tu aportación sea, con la familia, los amigos, la escuela, el entorno. Que todos entiendan que tu hijo no es raro o diferente, sino que es simplemente él.

Si crees que los niños también pueden, compártelo con el mundo!

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Comenta

Publicaciones relacionadas