Evidentemente, en cuanto habéis leído este titular, es la de una mujer y no de un hombre, la imagen que ha venido a vuestras mentes, ¿cierto? Y eso es porque belleza y mujer son palabras que asociamos en nuestra mente de manera espontánea, aunque eso no quiere decir que ello se deba a algo innato, sino que es más bien debido a una mera construcción social.

Con este titular, no queremos decir  que las mujeres con ser guapas tengan ya augurada una fabulosa carrera en cualquier deporte, pero sí que esa belleza les ayuda con creces a ser mucho más visibles.

¿Qué ventajas les proporciona injustamente su belleza?

1. Son capaces de conseguir mejores patrocinios: lo que les permite unas ondiciones más óptimas para desarrollar sus carreras como deportistas

2. Sus resultados también son proclives de mejorar: bien sea por el acceso a mejores coaches, mejores espacios de entrenamiento, avances tecnológicos…

Visibilidad femenina no es sinónimo de visibilidad de belleza física (Tuitéala)

Un claro ejemplo de ello fue el popular caso de la tenista Anna Kournikova, cuyo éxito fue siempre favorecido por su agraciada anatomía. Y a pesar de que muchas otras tenistas conseguían mejores títulos dentro de la cancha, era a ella a quien llamaban para las campañas publicitarias, y era ella a quien le daban mayor reporte en los medios de comunicación.

La belleza de Anna KournikovaAnna Kournikova, favorecida como deportista por su bellezaFoto de tensports

Patrocinios “sexistas” en el deporte

Sin embargo, si os fijáis en el tipo de deportistas que elijen las marcas para promocionarse son casi todos hombres, y no necesariamente guapos. Un breve repaso: Pau Gasol, Nadal, Calleja, Lorenzo…

Pero… ¿dónde están Amaya Valdemoro?¿Carolina Marín?¿Mireia?¿Edurne Pasabán?

Es decir, para ellos la belleza no es un requisito. Sí puede ayudar, como en el caso de Cristiano Ronaldo, pero si tienes las condiciones físicas de Messi, no les va a importar que no seas guapo. Por contra, la belleza femenina llega tristemente a ser considerada incluso más importante, que las propias cualidades y habilidades necesarias para la práctica deportiva correspondiente.

Lokelani, triatleta, belleza, estereotipos, deporte, sexismoLa belleza de esta triatleta no debe obtener más visibilidad que sus logros

 

Y desde luego, no ayudan nada artículos como el de esta triatleta que se centra en la belleza de las deportistas sobre sus logros: Las 5 triatletas más guapas del planeta. La idea original de la autora puede que sea la de desmontar el mito de que no puedes ser femenina y atleta, pero el modus operandi no me parece el más adecuado. Estas mujeres deberían estar en las portadas de los periódicos sí, pero no por ser guapas, no son modelos de moda, sino por sus increíbles marcas como deportistas.

Si nuestras niñas no ven que al deporte en las mujeres se le concede la misma importancia que a los hombres, ¿por qué van a querer dedicarse a ello?¿disfrutar con ello? Acabarán practicándolo únicamente para conseguir la tan apreciada belleza, y no tanto por la salud, la potencia o la competencia deportiva.Por ello desde Realkiddys no nos cansamos de recordar que la visibilidad femenina es clave para nuestra niñas y chicas.

Involucra también a los niños en el cambio

Los niños también son una parte fundamental en la integración y respeto hacia las mujeres en el deporte. Y deben ser tenidos en cuenta, para que interioricen la participación de las niñas en el deporte dentro de su normalidad y no acabemos escandalizados con frases como las que menciona Tony Porter en su popular charla Ted : “Si que a un niño le llamen niña, es el peor insulto del mundo ¿qué le estamos enseñando a los niños sobre ellas?”.

Actualmente, me encuentro en la fase final de mi tesis que trata sobre masculinidades, y por ello he aprendido a incluir siempre a los niños y los hombres en cualquier reflexión sobre feminismo, igualdad, conciliación, crianza… No solo hay que empoderar a las niñas, los niños también necesitan ser empoderados en sus carencias de empatía, apego, y derecho a fallar o no tener éxito, en las cuales los criamos. De esta manera hacer algo “como una niña” nunca sería un insulto para ellos, sería simplemente hacerlo de otra manera, o desde otro sexo, nada más.

Hacer algo como una niña tiene que dejar de ser un insulto para un niño (Tuitéala)

Marketing a favor de las niñas y el deporte

La siguiente campaña publicitaria demuestra que practicar un deporte, no se divide en ser mujer u hombre deportista, es simplemente ser deportista. No tenemos que ponerle el femenino al lado cada vez que nos refiramos a mujeres, igual que no les ponemos el masculino cada vez que hablamos de hombres. Por ello esta chica dice que no es una boxeadora femenina, o chica boxeadora, es simplemente una boxeadora: “I’m a boxer”.

Suda la camiseta, corre, salta, nada, encesta. Una deportista no está pendiente de las cámaras sino de su objetivo: más alto, más fuerte, más lejos. Tal vez una sociedad como esta siga premiando la belleza en las mujeres deportistas, pero tú y yo sabemos quien es la verdadera ganadora, y de ello no depende una cara o un cuerpo bonito. Así que deportistas…

Harder-Better-Faster-Stronger

¡A por todas!

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

1 Comentario

  • Publicado hace 14 Febrero, 2016

    Irma

    Me ha encantado. Esta línea es la que creo que podría emocionar a los teenagers.
    Me siento motivada!.

Comenta

Publicaciones relacionadas