El visual thinking y la igualdad de género

A los que nos conocéis desde hace tiempo no os sorprenderá oír otro “palabro” tal como visual thinking desde nuestras filas. Realkiddys siempre busca hacer un buen uso de las metodologías y herramientas más innovadoras  para trabajar la igualdad de género. Y en esta ocasión se nos ha dado por dibujar. ¿Dibujar los adultos? Exacto, tanto el dibujo como colorear siempre han sido consideradas actividades infantiles. Pero ahora sabemos que esto no es así.

¿Puede el dibujar ayudarnos en algo a los adultos?

Aunque nos parezca imposible porque siempre lo asociamos con los más pequeños, dibujar nos ayuda a ver nuestras ideas mucho más claras, a pensar mejor. Se sabe que aprendemos de cuatro maneras diferentes: de manera auditiva, de manera visual, lectoescritora y kinestésica. El visual thinking incluye estos cuatro diferentes modos de aprender.

Transportar nuestros pensamientos al papel hace que sea mucho más fácil ver errores, percibir conexiones, visualizar nuevos mundos. En el mundo empresarial ya se han dado cuenta y por eso en las reuniones más importantes podréis encontrar rotuladores, papel y muchas ganas de plasmar ideas.

¿Y si no se me da bien dibujar?

No te preocupes. Tus dotes artísticas no se van a valorar aquí, y más allá de hacerlo un poco más estético, lo cierto es que da igual que dibujes bien o mal. El visual thinking hace uso de símbolos universales muy sencillos que todos reconocemos. Tampoco tendrás que hacer dibujos completos. Unos monigotes, unos cuantos trazos y un par de colores serán suficientes para transmitir tus ideas. Y si te remontas a tu infancia piensa ¿alguien tenía miedo a dibujar? ¡No! Y además lo hacíamos a diario. Una pena que las buenas costumbres se vayan perdiendo según crecemos.

Dan Roam en su bestseller “Mi mundo en una servilleta” nos habla de cuatro pasos diferenciados en todo proceso de visual thinking o pensamiento visual:

  1. Mirar
  2. Ver
  3. Imaginar
  4. Mostrar

Porque para ver, primero hay que mirar. Sí, tenemos que fijarnos bien y lograremos apreciar detalles que a muchos se les escaparán. A partir de esos detalles y nuestra creatividad podremos imaginar soluciones brillantes que poder mostrar al resto del equipo con el que trabajamos. Sencillo ¿verdad?

¿Entonces solo dibujarán en las grandes empresas?

Lo bueno del visual thinking es que no necesitas grandes tecnologías ni métodos hipercaros. Únicamente hace falta papel, bolígrafo y tu imaginación. Comienza hoy mismo. Practica, practica y practica. Aquí tienes algunos de los elementos básicos representadas en el mundo del visual thinking:

elementos básicos del visual thinking o pensamiento visual

El pensamiento visual puede ser utilizado en cualquier tipo de trabajo o tarea. Si eres docente, yo diría que incluso fundamental. Gran parte de tu alumnado comenzará a prestarte más atención y a retener mayor cantidad de información cuando uses grafías, dibujos o trazos como los arriba indicados. Pídeles que te traigan alguna pregunta o tarea para la semana siguiente haciendo uso de esta herramienta. O aún mejor, que resuelvan un reto en equipo y muestren la solución a través del visual thinking.

El pensamiento visual además, no es exclusivo. De hecho, su efecto es mucho mayor cuando se une a metodologías como el designthinking o los empathy maps. Metodologías que desde Realkiddys ya hemos usado en muchos de nuestros prácticos talleres.

¿Cómo podemos usar el visual thinking o pensamiento visual para mejorar la igualdad?

No hay una única temática posible para ser trabajada desde el visual thinking. Llévatelo a tu terreno, sea cual sea, y  verás como siempre es un acierto. En el caso de la perspectiva de género se nos ocurren un número infinito de actividades donde poder usarlo. Aquí os propongo algunas de ellas:

  1. Garabatear acerca de la igualdad de género.
  2. Presentar a tu alumnado un reto concreto. Por ejemplo: “acabar con los juguetes para niños o para niñas” y que por equipos muestren en un mural las causas, consecuencias y posibles soluciones para ese reto haciendo uso del visual thinking.
  3. Escuchar una mini conferencia acerca de la transexualidad infantil y plasmarla a través de dibujos.
  4. Representar las diferencias que el alumnado considera que existen entre hombres y mujeres a través de dibujos. Debatirlas a continuación.
  5. A partir de un dibujo de un hombre o una mujer mostrar las diferencias entre identidad de género, expresión de género, sexualidad y sexo biológico.

Compartimos este maravilloso gráfico de un grande en el mundo del visual thinking: Ramón Besonías.

dibujo de visual thinking representando la violencia de género

Si como dicen los expertos nuestro cerebro asimila las imágenes 80 veces mejor que las palabras, ¡no sé a que estamos esperando para comenzar a dibujar! Personalmente os confieso que mis sketch notebooks son todo un desafío para el ojo humano. Me daría incluso vergüenza mostrarlas pero me ayudan muchísimo a escribir de una manera más organizada y encontrar soluciones que no habría sido capaz de percibir de ninguna otra forma.

A continuación os traigo nuestro vídeo del canal de Youtube de Realkiddys sobre el pensamiento visual:


 

¿Y tú? ¿Usas el visual thinking en tu día a día?

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Comenta

Publicaciones relacionadas