Hace unas semanas se pusieron en contacto con nosotras desde la USC (Universidad de Santiago de Compostela) para llevar a cabo algún tipo de acción con motivo del día internacional de la mujer. Trabajar con alumnado universitario suele ser un placer porque en general acuden a este tipo de eventos porque les interesa, con lo cual los tienes ganados desde el principio. En tus manos está mantener ese interés una vez entras por la puerta, ;):

Design Thinking contra los estereotipos de género

Nuestra propuesta para este día fue un taller muy práctico. Una actividad donde el alumnado pudiese participar con sus reflexiones, sus ideas, su creatividad y sus ganas de cambiar el mundo. Por eso escogimos la metodología del “design thinking” como hilo conductor de esta sesión contra los estereotipos de género.

Dos detalles que como guía o facilitadora del taller me encantaron fueron los siguientes. Por un lado el hecho de que hubiera tantos hombres como mujeres en el grupo, algo extraño cuando le pones la palabra “femenino” a cualquier tipo de actividad. Y por otro lado el que los primeros alumnos en llegar a la sala, entre los que había una chica, se sentaran en la primera fila y no en las de atrás, bien enseñados por una de sus profesoras me dijeron.

Esto me dio pie a comentar el mal hábito de muchas mujeres a sentarse atrás en reuniones y conferencias evitando así todo tipo de pregunta o intervención. Y por supuesto, no pude dejar de mencionar a mi querida Sheryl Sandberg (número 2 de Facebook) y su obra Lean In: “Vayamos adelante“. Si no podéis adquirirla os invito entonces ver su charla Ted que dio lugar a su movimiento por las mujeres a continuación, muy recomendable.

Dinámicas para hacer los equipos del design thinking

Después de conocernos un poco más comenzamos con la primera dinámica de grupos, en la cual los participantes tuvieron que unir bellas imágenes de mujeres importantes con frases que habían dicho en algún momento de sus vidas. Me sorprendieron bastante porque lo hicieron genial. De hecho, fueron pocas las fotografías que quedaron sin su cita correspondiente. Aquí os muestro algunas de ellas:

Primera fase del design thinking: empatizar

Una vez formados los equipos dimos inicio a la primera fase del design thinking: la fase de “empatizar”. La empatía es una de las claves de esta metodología porque nos ayuda a ponernos en la piel del otro y entender cómo se siente. Para ello hicimos uso de una herramienta que nos encanta: los mapas de empatía o empathy maps. Desde Realkiddys ya hemos realizado talleres prácticos en otras ocasiones con temáticas tan importantes como el bullying o acoso escolar en base de género usando esta herramienta. Podéis leer acerca de ellos aquí.

día de la mujer trabajadora, design thinking, igualdad de género, estereotipos de género, día internacional de la mujer

Siguientes fases del design thinking: definir e idear

Una sesión intensa de brainstorming nos guió en las fases de definir e idear para desde una divergencia total de ideas llegar a una propuesta concreta y transformarla en el reto de cada equipo.

design thinking, día internacional de la mujer, 8 de marzo, día de la mujer trabajadora

Cuarta fase del design thinking: Prototipar

Finalmente y de manera algo apresurada por la falta de tiempo los equipos llegaron a las fase de prototipado en la cual dieron rienda suelta a su imaginación y fabricaron fantásticas maquetas. Os enseñaré dos de ellas.

La primera es una especie de reloj digital que en vez de marcar las horas sería capaz de hablarnos sobre las capacidades y habilidades de cada persona que se lo pruebe. Con ello las empresas no llevarían a cabo ningún tipo de discriminación por condición de sexo a la hora de contratar a alguien, pues con este smart watch llamado “TT” podrían comprobar que no existen habilidades femeninas o masculinas sino de personas.

design thinking, día internacional de la mujer, 8 de marzo, día de la mujer trabajadora

Otra propuesta que me apetecía compartir es la de esta aplicación llamada “Everybody Pays”. Está dirigida a denunciar a todos aquellos bares o discotecas que ofrecen descuentos o entradas gratis a una persona únicamente por su sexo, en la mayoría de los casos a las mujeres. Esta información sería compartida por los usuarios de dichos establecimientos: tanto hombres que no ven justo que ellos paguen y ellas no, como mujeres que no se quieren ver como “ganado atrayente para los hombres”.

Un número determinado de valoraciones negativas, acompañadas por pruebas fotográficas y posiciones reales captadas por google maps,  darían lugar a las correspondientes denuncias y posibles cierres de locales.

design thinking, día internacional de la mujer, 8 de marzo

Cierto que todavía les quedaban algunos detalles por pulir, pero una vez más hemos comprobado que trabajando en equipos multidisciplinares, con pasión y de manera lúdica, tal como se hace en el design thinking, se podrían resolver muchos problemas relacionados con las desigualdades de género.

En una sesión de tres horas es prácticamente imposible llegar a la última fase del design thinking: la del testeo o evaluación. En esta fase lo que se busca es feedback del exterior para mejorar nuestro prototipo y poder lanzarlo de nuevo con las mejoras oportunas.

Os animamos desde ya a probar esta metodología en vuestros campos de acción. El design thinking tiene infinitas aplicaciones, sus límites se encuentran únicamente en nuestra imaginación.

Gracias a los participantes por sus ganas de aprender y aportar a este mundo y…

 Feliz Día Internacional de la Mujer!

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Comenta

Publicaciones relacionadas