Los estereotipos de género en el mundo de los colores

Los colores ya marcan nuestra vida desde sus primeros comienzos. Incluso antes de quedarnos “embarazados” el futuro bebé aparece socialmente dividido en dos únicas tonalidades según su sexo biológico. Rosa si es una niña, azul si es un niño. Hemos asumido esto de tal manera que la mayoría de las personas lo entienden como algo innato, como algo que atiende únicamente a la propia biología.

¿Nacemos con un gusto por los colores predeterminado?

Todos tenemos hijas, sobrinas, primas o nietas y vemos que desde bien pequeñas el rosa parece ser su color favorito. En el caso de los niños el azul es el que predomina, sin hacerle asco a verdes, rojos o naranjas. Observando un poco a nuestro alrededor, el parque infantil, los cumpleaños de peques, la ropa de mi alumnado…. ¿Quién diría que no?

Ellas vestidas de rosa palo comen bocadillos salidos de un taper rosa fucsia y beben de una botella rosa salmón. Ellos juegan con una pelota verde, visten en tonos azules y negros y sus mochilas son rojas o naranjas. Pero si vemos un poco más allá de nuestros ojos observaremos como el rosa no siempre fue un color de niñas y el azul de niños.

colores y estereotipos de género

Quien más sabe de todo esto es la historiadora Jo Paoletti. Esta profesora de Estudios Americanos de la Universidad de Maryland ha escrito numerosos artículos sobre las diferencias de género. Es en su primer libro “Pink and Blue: Telling the Girls from the Boys in America” Paoletti nos proporcionó las claves de las diferencias entre los colores dirigidos a niñas y los dirigidos a niños.

¿Siempre ha existido la diferencia azul y rosa?

Paoletti nos invita a un viaje en el tiempo donde no existía el binarismo rosa/azul en el mundo infantil. De hecho, antes de 1920 el color predominante no era otro que el blanco, perfecto para poder ser introducido en lejía y así quitar las fastidiosas manchas típicas de los niños. Un pequeño detalle a añadir: además de vestir de blanco, los niños también se dejaban el pelo largo y los vestidos formaban parte de su armario. Para muestra un botón, aquí tenéis a nada menos que al presidente Franklin Roosevelt.

colores y estereotipos

El 32 presidente de los Estados Unidos, Franklin Roosevelt

Pero el mundo azul y rosa, rosa y azul también tuvo su inicio. Por increíble que nos pueda parecer este universo bicolor incluso pasó a estar totalmente invertido en países como Suiza, Bélgica o Alemania. Es decir, las niñas iban de azul y los niños de rosa. ¿Pensarían también sus padres y madres que esto era algo innato? En los Estados Unidos además, la correspondencia del azul y el rosa variaba según el estado, hecho que desbanca totalmente la idea de lo natural y no lo social como componente crucial en la elección de los colores.

¿Es el mundo azul/rosa cultural?¿Funciona de igual manera en todas las partes del planeta?

Otra experta en diferencias de género es la doctora Anne Fausto Sterling, la cual nos llama la atención sobre el hecho de que en China, por ejemplo, existe muy poca diferencia de color por sexos. Esto hace que la teoría de un gen rosa o azul siga perdiendo fuerza.

Los que hemos vivido nuestra infancia en España durante los 60 y 70 en España recordamos un mundo totalmente multicolor. La ola de feminismo reinante hacía que el mundo rosa/azul quedase en segundo plano. Sin embargo, los 80 nos dio la posibilidad de conocer el sexo del bebe antes de su nacimiento y los 90 nos trajo el mundo de las princesas Disney. Esto marcó la consolidación de la separación por sexos, muy bien aprovechada por el mundo del marketing y el capitalismo.

A partir de ahí los colores azul y rosa pasaron a dominar el universo infantil de un modo inimaginable a la vez que absurdo. Lo hicieron hasta tal punto que no solo era la ropa infantil, sino los accesorios, los pañales, la cubertería, el papel higiénico, etc. Cualquier mínimo detalle pasó a ser etiquetado como “de niño” o “de niña”. Y las marcas que se apuntaron a esta filosofía consiguieron convencernos de que necesitábamos diferentes artículos dependiendo del sexo de nuestro pequeño.

estereotipos en los colores

Lo cierto es que la actualidad nos lo ha puesto muy crudo en cuanto a opciones. Y con crudo nos referimos a que en la mayoría de los casos solo hay dos opciones: el mundo rosa y el mundo no-rosa. En realidad esto no sería un problema si no fuese porque cada uno de estos colores representa a un mundo diferente. Con lo cual al negarle una tonalidad a un niño o niña lo que estamos haciendo es quitándole opciones de disfrute, opciones de futuro y opciones de vida en ese otro mundo.

La separación de colores por sexos no solo es negativa para las niñas. Un niño que no participa del mundo “rosa” tampoco jugará con muñecas, ni con casitas, ni con abalorios. Este niño se estará perdiendo mejorar su inteligencia emocional, su lenguaje y su motricidad fina. ¿Es esto lo que queremos para nuestros niños? Seguro que no.

A continuación os dejo el vídeo de nuestro canal de Youtube relacionado con la misma temática. Recuerda que si no quieres perderte ninguno solo tienes que acceder desde aquí: https://goo.gl/16M8ft

 

Así que romper con la idea de que ciertas cosas son innatas y corresponden a las condiciones biológicas o físicas de cada uno es el mejor paso para acabar con los estereotipos de género que limitan a nuestra infancia. Si quieres que el mensaje llegue lo más lejos posible, no dudes en compartir este post para que mucho más gente se entere de “el bulo de los colores”.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

4 Comentarios

  • Publicado hace 27 días.

    Maje Gil Carrión

    En la prehistoria los hombre eran cazadores por lo que miraban el azul:mar,cielo,,,para la recogida de alimentos.Las mujeres eran recolectoras: buscaban frutos, la mayoría de los frutos comestibles son de la gama del color rosa.
    Esta memoria histórica ha quedado en nuestra secuencia de ADN, esta esta explicación.

    • Publicado hace 27 días.

      Alba Alonso

      Hubo también una época, y esto se puede comprobar a través de los típicos cuadros de las familias reales, en la cualel azul se usaba en las mujeres porque evocaba a la Virgen María mientras el rojo se usaba en los hombres porque simbolizaba la sangre de las guerras.
      Como verás este nuevo ejemplo no tiene nada que ver con esa huella genética. Con esto no quiero decir que esa huella no nos haya marcado de alguna manera pero numerosos estudios científicos demuestran que este binarismo azul/rosa carece de todo sentido.
      Gracias por pasarte y dejarnos tu opinión Maje, ;).

  • Publicado hace 21 días.

    Papás casi primerizos (Lídia)

    Me ha encantado tu post! Por eso te he incluído esta semana en la sección “mis posts favoritos” de mi blog, te dejo el enlace! http://www.casiprimerizos.com/2017/09/mis-posts-favoritos-del-2808-al-0309.html

    • Publicado hace 21 días.

      Alba Alonso

      Muchísimas gracias! Me alegro un montón de que te haya gustado.

Comenta

Publicaciones relacionadas