Hace dos días se difundió  una crítica al cartel que el diseñador Osvaldo Cabrera realizó para la candidatura de una reina infantil del carnaval de Tenerife, cartel que podéis observar en la portada de este post. La crítica, que fue presentada por la Asociación de Mujeres TieMar, denunciaba la hipersexualización mostrada en una niña de tan solo once años.

Sin llegar a comentar si es correcto o no la existencia de este tipo de concursos, Tiemar pidió la retirada del cartel por mostrar a una niña hipermaquillada, luciendo joyas y un visón acorde con sus ojos “felinos”. Una imagen que nos recuerda más a esos horrorosos certámenes de belleza infantiles americanos que a una niña española representando el carnaval de su tierra. Y eso que creíamos que Miss Little Sunshine ya había acabado con las “beauty pageants”.

Hipersexualización en los disfraces de niñas

Esto nos lleva a tantas otras imágenes que desde aquí hemos compartido, en las cuales los disfraces para niñas eran una continuación de esos disfraces para mujeres adultas, que más parecen de un sitio con farolitos rojos que de una tienda de disfraces. También difundimos una crítica a la siguiente fotografía que se volvió viral, y que lejos de enmendarse se ha vuelto a repetir este año.

A finales del 2015, y apoyados por Madresfera, comenzamos la campaña #soyquiendecide, desde la cual nos hacemos eco de todo tipo de estereotipos que limiten la autenticidad de cada peque. Los carnavales son una época en la cual se presentan gran cantidad de estereotipos que dañan la imagen que tanto niños como niñas tienen acerca de los diferentes sexos.

Disfraces que les vuelven a contar a los niños que ellos pueden ser grandes profesionales en lo que quieran y ellas simples “aficionadas” a cualquier profesión “¡Claro que puedes ser policía, cariño! Pero con una minifalda y botas de tacón.” Muy cómodo para cualquier jornada policial…

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

3 Comentarios

  • Publicado hace 7 Febrero, 2017

    Cristina Feijoo

    Hola Alba hace mucho que no escribo y la verdad es que este tema ha despertado en mí unas ganas tremendas de expresar mi disgusto por este tipo de cosasl Se acerca el carnaval y me toca buscar un disfraz y la verdad cuando me pongo a ello cada momento que pasa me enfado más . Como bien sabes tengo dos niñas y las vistes de princesitas o de enfermera, pirata o ….pero sexy. Para resumir he decidido que con la ropa que tienen y algún complemento se disfrazan de vaqueras pero con sus pantalones vaqueros porque ante todo me piden comodidad para poder jugar y ellas están encantadas, además del tiempo que compartimos ideando el disfraz.
    Resumiendo creo que debemos inculcar otro tipo de valores tanto desde el colegio como en el propio hogar.
    No demos un paso hacia atrás , sino que se lo digan a Trump y su idea de cómo deben vestir las mujeres que trabajan en la Casablanca.

    Un besote

    • Publicado hace 7 Febrero, 2017

      Alba Alonso

      No puedo estar más de acuerdo contigo Cristina. Como madres y padres tenemos una gran labor que hacer. Cómodas es una palabra que debería ser obligatoria como adjetivo para cualquier tipo de prenda infantil. El carnaval es una época para disfrutar, para soñar otros mundos. Y no para quedarnos en los de siempre, más cuando esos mundos tienen un toque adulto que no viene a cuento en absoluto.
      Muchas gracias por pasarte de nuevo y un abrazo a tus dos-ya-no-tan-peques!!!

  • Trackback: Educar sin género

Comenta

Publicaciones relacionadas