¿Por qué a las niñas les gusta el rosa?

Hola. Me llamo Alba. Soy maestra y madre de un niño y una niña. Trabajo en educación primaria e infantil y además me he especializado en igualdad, estereotipos de género, sexismo, conciliación y alguna más que otra temática relacionada con el mundo del género. Hoy he de confesarte una cosa que he descubierto: “a las niñas les gusta el rosa”.

“Espera, ¿que a tu hija le gusta el rosa?¿y la vistes de rosa? ¿Y con tules y brillos? Jamás me lo habría imaginado.” Esto es lo que me dicen algunas personas que siguen mi proyecto educativo Realkiddys cuando me las encuentro por la calle. Pero no te creas que me da vergüenza, o me siento que he fallado al movimiento #porunainfanciaauténtica en absoluto. Más bien todo lo contrario.

A mi hija le gusta el rosa

Mi hija tiene todo el derecho a elegir el rosa como su color favorito, a sentirse mejor con vestidos que con pantalones o probablemente (conociéndola) acabar asistiendo en clases de ballet. ¿Es que acaso hay algo de malo en los vestidos, el rosa, o el ballet? Para nada. Mi hija ha decidido sin mi influencia que esos mundos son los que le gustan.

a las niñas les gusta el rosa

Lo que sí tengo que entender es que yo, como madre, no he sido la única influencia que mi hija ha recibido del mundo. Y como sé que no vivimos en una tribu nativa apartada de la civilización, he de ser muy consciente de ello. La publicidad, los medios de comunicación, su entorno familiar más cercano y no tan cercano también contribuyen a que a mi hija le guste el rosa.

Muchos de los regalos y ropa que ha recibido desde pequeña han sido en esas tonalidades. Prácticamente todas las niñas que aparecen en los catálogos, cuentos o anuncios que ella ve están inmersas o al menos rodeadas de este color. Esto le ha enseñado a mi hija que el color rosa es para ella porque es una niña. Mi hija además es una niña despierta e inteligente, y como tal, quiere encajar en la sociedad. Por eso rápidamente se apuntó a la corriente rosa que ella entiende como la adecuado para su sexo.

¿Cuándo comenzó a gustarle el rosa a las niñas?

Como ya os he comentado en otras ocasiones, el rosa no siempre ha sido un color dirigido a las niñas. Una vez tengamos este punto claro, entenderemos que este gusto no tiene nada que ver ni con la genética ni con la biología de nuestras niñas. Sí es cierto que a la mayoría de las niñas les atrae este color, pero esto es únicamente porque les hemos enseñado a que les guste..

En realidad se ha comprobado que a todos los bebés, independientemente de su sexo, les atraen más los colores fuertes que los pálidos. Así que a un bebé, sea niño o niña, le gustará más un azul o rojo que un rosa.

¿Cómo he de actuar como padre o madre si a mi hija solo le gusta el rosa?

Probablemente a tu hija sí le gusten más colores que el rosa, pero ella encontrará que el rosa (tal como le hemos enseñado) es el tono más atractivo para ella. Podrás enseñarle que el rosa es malo o que apesta como dicen muchas campañas americanas tipo “pink stinks”. Pero entonces tu niña no será libre de escoger y estarás cayendo en un tipo de adoctrinamiento del que creías estabas precisamente escapando.

¿Hay algo de malo en que le guste el rosa a las niñas?

No, si ese no es el único color de su mundo. Y en realidad, si los colores no tuviesen las etiquetas que nosotros les ponemos, tampoco habría ningún problema. Es decir, si mi hija tuviese todo rosa pero eso no fuera únicamente el color adjudicado a lo relacionado con la estética y belleza, la maternidad, las tareas del hogar, la pasividad y la dulzura, no habría ningún problema.

a las niñas les gusta el rosa

Pero sabemos que esto todavía no es así y que el color rosa siempre aparece identificando a estos mundos en los cuales solo vemos a niñas, chicas o mujeres representadas. Por ello, sí hay algo de malo cuando el rosa es el único color que invade el armario, los juguetes, los cuentos o los accesorios de tu niña. Porque eso significará que solo está accediendo a unos mundos de todos los que la vida puede ofrecerle.

¿Hay algo de malo en que le guste el rosa a los niños?

Te contestaré exactamente igual que en los párrafos anteriores. No, si ese no el único color de su mundo. Al igual que no quiero mundos únicamente rosas para las niñas, tampoco lo deseo para los niños. Eso sí, un poco del mundo rosa sí les viene muy bien. Piensa si estás o no contribuyendo a que tu hijo tenga algo de este mundo ¿Por qué no les regalas ese set de limpieza por navidades?¿Acaso tienes miedo de que sepa limpiar su casa el día que se independice?¿O cuándo ya tenga una edad pero siga viviendo en casa?

Y créeme, si no se les negara rotundamente el “mundo rosa” a los niños, les iría mucho mejor. Ser dulce, tranquilo, cariñoso y saber expresar y compartir tus sentimientos no es cosa de niños o de niñas. Pero sí es una fantástica cualidad para muchas momentos de sus vidas. Si tu niño es así respétalo y aliéntalo porque los sentimientos, al igual que muchas otras cosas, no entienden de sexo.

a los niños les gusta el rosa

Recapitulando, el rosa es un color maravilloso. Puede gustarte o no pero no deberías ni negárselo ni metérselo por los ojos a los tuyos. Que experimenten el “mundo rosa” como otra opción más dentro de todas las que les podemos ofrecer. Ya ellas y ellos elegirán si quieren o no disfrutar de él.

¿Tienes alguna anécdota al respecto? ¿Algo que aportar a este post? No dudes en contármelo en los comentarios, y si te ha gustado compártelo con el mundo!

 

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

4 Comentarios

  • Publicado hace 21 días.

    R. de L. M

    A mí hija también le gusta el rosa, le encanta ese color pero también le gusta el azul, y el verde y el gris. Sobre todo le gusta poder elegir: elegir deportes “de niño”, elegir Robótica en lugar de ballet, elegir juguetes de acción y sobre todo elegir un futuro en igualdad.

  • Publicado hace 16 días.

    Anaïs

    No es que necesitara consuelo pero un poco me alivia el artículo. Pese a ser muy consciente de la educación sin estereotipos de género y haber elegido siempre peliculas, cuentos y juegos que podrían considerarse neutros, mi hija de tres años elige siempre juguetes rosas (con lo que, aunque me parecía una auténtica estupidez que hubiera pianos rosa, ya me va bien para introducirle otro tipo de juguetes que no sean muñecas) pasa horas jugando con las princesas y me ha pedido apuntarse a ballet. Es un estereotipo en mini andante. Y aunque me he preguntado muchas veces qué ha podido ocurrir solo me queda abrazarme al rosa y desde ahí enseñarle a ser valiente, imperfecta y libre.

    • Publicado hace 16 días.

      Alba Alonso

      Sé perfectamente cómo te sientes Anaïs. Abraza el rosa, como tú bien dices, y ofrece al mismo tiempo muchos más colores, o lo que es igual muchos más mundos!Lo estás haciendo genial seguro, ;).
      Muchas gracias por pasarte!

Comenta

Publicaciones relacionadas