Maestros en la vuelta al cole

Aquí estamos maestros y maestras iniciando el curso escolar con toda la energía y las ganas del mundo. Cierto es que no hay otra manera de hacerlo, o lo inicias así o ya sabes que vas a morir antes de llegar a Navidades, ;). Una primera y rápida vista al nuevo claustro nos muestra una vez más una mayoría de mujeres. Las incorporaciones más jóvenes también siguen siendo maestras. Parece que el grado de educación todavía sigue dominado por mujeres en su mayoría. Hoy nos preguntamos por qué.

¿Por qué hay más maestras que maestros?

Las razones por las cuales esta profesión sigue siendo considerada como “de mujeres” y ejercida en su mayoría por mujeres podrían resumirse en estas tres:

  1. Históricamente, las mujeres han dominado siempre el mundo de la educación infantil, extendiéndose este dominio con el tiempo a la etapa de primaria.
  2. Las aptitudes requeridas para ser una buena maestra (inteligencia emocional, empatía, paciencia, pasión por la infancia y la educación…) son cualidades que se atribuyen a las mujeres como innatas.
  3. Los chicos no son animados a ejercer de maestros, aunque sí a hacerlo de profesorado de secundaria o de niveles superiores donde las mujeres ya no dominan de igual manera.

estereotipos en la profesión de maestros

A continuación os daré motivos suficientes para derribar cada una de estas razones.

  1. El pasado no ha de regir el presente. En ese pasado las mujeres se consideraban menos inteligentes que los hombres por naturaleza. De hecho, aquella función de maestra poco tiene que ver con la actual. Sus tareas se limitaban al cuidado puramente físico de los pequeños.
  2. Hoy en día también sabemos que las mujeres no son más inteligentes emocionalmente, ni más pacientes que los hombres, únicamente por ser mujeres. Lo que sí es cierto es que a nosotras nos educan para serlo y a ellos para no serlo. Por lo cual y siguiendo las leyes de la neurociencia, nuestro cerebro puede que sí vaya siendo moldeado en esa dirección a través del entorno.
  3. En esta ocasión seguimos igual. Son pocos los padres y madres que animan a sus hijos a ser maestros. En el caso de los chicos el grado de educación parece considerarse como una carrera o salida profesional de bajo prestigio. Sin embargo, para ellas se considera como un opción de lo más óptima.

maestros y estereotipos

Estereotipos en la profesión de maestros

Lamentablemente, todavía son muchos los estereotipos que rigen esta profesión. Padres, madres e incluso y el propio alumnado en su mayoría consideran a las mujeres como más aptas para este tipo de trabajo que a los hombres. En el caso de maestros de Educación Física parece que la cosa varía y los prefieren a ellos. Otro nuevo estereotipo dentro de la escuela.

A pesar de ser una profesión con un 90% de mujeres, cuando hablamos de la dirección de los centros, son casi siempre los hombres los que asumen este puesto. En esta ocasión es el estereotipo de hombres como mejores líderes hace presencia. Pero también es cierto que un mayor peso familiar y del hogar sobre las mujeres que sobre los hombres, impide que estas asuman cargos con mayor carga de trabajo o responsabilidad.

Como podréis observar todavía nos queda mucho camino en esta profesión para que la gran cantidad de talento de hombres que podrían estar dedicándose a ello deje de ser desperdiciado. No quiero más hombres en el claustro de mi colegio, lo que quiero son más maestros. Maestros talentosos y de vocación. Sé que los hay, pero también sé que a veces tomar este camino es ir contracorriente para muchos de ellos.

los maestros y sus tizas

Así que si conocéis a algún futuro maestro os ruego le animéis muchísimo a lanzarse a este mundo. Os aseguro que para los apasionados por la educación, esta es una de las carreras más bellas que existen. Y para los más pequeños os animo a echarle un ojo a nuestro “Martín es el mejor” un cuento que rompe todos esos estereotipos escritos sobre el género masculino, os gustará, ;).

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Comenta

Publicaciones relacionadas