Hace unos días la cantante Adele era noticia porque visitaba Disneyland con su hijo vestido de la princesa Anna de Frozen. Que por qué esto es noticia, pues porque estamos acostumbrados a ver a las niñas vestidas “de niña” y a los niños vestidos “de niño”. Es decir, las niñas disfrazadas de princesas, hadas, Cenicientas, bailarinas… Y a los niños disfrazados de superhéroes, bomberos, capitanes, monstruos, villanos…

Adele, niño, princesa, Frozen, estereotipos, Realkiddys

Algunas madres y padres hemos ido un poco más allá y entendemos, e incluso fomentamos, que una niña pueda ir también de Superman, Spiderman o pirata. Si a tu niña le gustan estos personajes, si su personalidad encaja más con estos que con los de princesa, ¿para qué ponerle el tul y los brillos? Así que caminas con tu hija de la mano todo orgulloso porque quiere ir de futbolista, ya que entiendes que el deporte no tiene sexo.

Sin embargo, cuando es tu hijo el que te dice que quiere ir de Elsa,  de Blancanieves, o simplemente de princesa, tus pensamientos ya no son los mismos. Y no lo son, porque temes tres cosas.

niño, niña, estereotipos, personas, educación

¿Qué crees que pueda pasar si tu hijo se disfraza de princesa?

1. Que eso afecte a su sexualidad. No es que tengas nada en contra de los homosexuales, pero has de reconocer que no te gustaría que tu hijo lo fuera, probablemente porque temes todo aquello que es diferente a la “norma”, que no a lo normal.

2. Que eso afecte a cómo lo ven los demás. No quieres que se burlen de él, que lo estigmaticen, que le pongan algún mote…

3. Que eso afecte a tu ego. Que se juzgue tu manera de educar a tu hijo, que se te critique.

Respecto al primer punto, he de decirte que se han realizado numerosos estudios que comprueban que una infancia educada en un entorno mucho más neutro donde cada niño y niña es educado sin marcas de género, no da lugar a muchos más homosexuales. Además pregúntate una cosa ¿por qué no te da miedo que tu hija se vea afectada en su sexualidad?Según estos criterios, también ella podría “volverse” lesbiana ¿no? Y si realmente lo que te preocupa es que tu hijo o hija no sea heterosexual en un futuro, quizás deberías reflexionar sobre el por qué. Puede que el problema no esté en tu peque sino en ti.

niño, niña, adolescencia, educación, sin estereotipos

Es cierto que muchos niños con gustos más femeninos acaban siendo adultos homosexuales, pero te aseguro que no ha sido por la influencia de sus juguetes o disfraces, sino que ha sido su propia identidad la que les ha llevado a tener ciertos gustos sobre otros. Y muchas mujeres de mi edad hemos jugado con los juguetes de nuestros hermanos cuando éramos niñas, sin que ello nos afectase de ninguna manera, porque esto no influye en la sexualidad de las personas.

El segundo punto nos habla del miedo a que estigmaticen a nuestro hijo. Pero ¿y el miedo a que nuestro hijo se sienta incomprendido por nosotros?¿poco apoyado y valorado? ¿y el miedo a que sea un adulto frustrado porque no ha podido escoger esa carrera o ese trabajo, ya que era más bien “femenino”? Este es un miedo que no tenemos en cuenta.

niño, niña, peluche, estereotipos

Lo que tenemos que hacer es proporcionarle a nuestro hijo las herramientas suficientes para que sepa enfrentarse a este mundo en el que vivimos. Herramientas como el respeto a sí mismo y a los demás, el diálogo, la autoestima… Estos valores le ayudará a sobrellevar situaciones incómodas con mucha valentía y dignidad, porque sabrá que a pesar de las críticas, estará siendo un niño auténtico consigo mismo.

No eduques a tu hijo para que sea heterosexual, homosexual o queer. Edúcalo para que sea PERSONA. (tuitéala)

El último punto es el menos importante, pero no por ello menos real o duro. Las críticas a tu manera de educar a tu hijo llegarán desde muchas bandas. Pero has de ser inteligente, y no entrar en enfrentamientos. Tú sabes que no estás educando a un hijo homosexual, ni a un hijo heterosexual, ni a uno bisexual o queer. Estás educando a una persona para que esté orgulloso de ser quien quieres ser, con todo el apoyo de su familia. Por eso, no debes dejar que cierto tipo de comentarios te afecten, y has de entenderlos como simple ignorancia.

papá, hijo, paternidad, estereotipos, felicidad

 

Recuerda, antes que niños o niñas son PERSONAS. Educa a cada niño y cada niña respetando su propia luz, con los colores que cada uno elija. Y ayúdalos a ser quienes quieran ser, sin atender a absurdas etiquetas .

 

Recuerda, antes que niños o niñas son PERSONAS.  

 

 

 

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

8 Comentarios

  • Publicado hace 23 Febrero, 2016

    Ana Fiuza

    Cierto! Que hartazgo con los estereotipos. Tengo 3 hijos, dos niños y una niña, q es la mediana. Cada cual más diferente… Si esperaba una niña para ponerle lacitos y vestirla de rosa… Nada más lejos de la realidad. El mayor es un ratoncito de biblioteca, le encantan las ciencias y es un pato para el deporte. La chica es una todo terreno, se le dan bien todos los deportes y tiene un carácter y un genio increíble. Para nada es la niña dulce y delicada que esperaba… Y es que ella rompe todos los estereotipos. Va de princesa pero juega al fútbol igual de bien o mejor que muchos chicos. Juega con muñecas pero también comparte juegos con sus hermanos. Al igual que el pequeño, de casi 4 años juega con ella con muñecas o con coches. Y es que al final, se entretienen con cualquier cosa. Eso si, cada uno de ellos es único, no existe una fórmula para educarles por igual, porque son completamente diferentes entre ellos. Hasta el moño de estereotipos! Cada niño es único y especial, y que jueguen con lo que les apetezca. Por qué casi nadie piensa cuando ve a un niño jugando con una muñeca que va a ser un gran padre??
    Creo que los padres cada vez estamos mas concienciados. No tanto los abuelos…

    • Publicado hace 23 Febrero, 2016

      Alba Alonso

      Me ha encantado tu comentario. Sabía que podrías aportar mucho con tus experiencias, pero esto es fantástico. Entiendes perfectamente la filosofía Realkiddys de permitir que cada niño y niña sea como quieran ser!
      Genial Ana!!!

  • Publicado hace 23 Febrero, 2016

    Ana

    Me ha encantado Alba. Sólo leyendo tus primeras líneas, me he acordado de cuando estaba embarazada, por decisión mutua, decidimos no conocer el sexo del bebé hasta que naciera. TOD@S se sorprendían, y empezaban las típicas preguntas: ¿y cómo vas a decorar la habitación? ¿cómo vas a comprar la ropa? ¿pero podéis esperar? Sí, porqué no contestábamos. Sí que nos dimos cuenta que para bebés todo es rosa o azúl, hay poco blanco, así que decidimos comprar los colores más neutros posibles. Ahora al peque, le encanta el “pink” como él dice, y cuando vamos a comprar ropa, él la elige, ¿quién soy yo o la sociedad para indicarle que debe vestir de azúl?

    • Publicado hace 23 Febrero, 2016

      Alba Alonso

      Qué valiente decisión!Y cuán cuestionada habrá sido!Pero me alegro que hayáis seguido adelante con ella, porque os habrá ayudado muchísimo a entender lo estereotipado que está todo. Y lo mucho que se clasifica en colores, y sexos… Booooring!!!

      Gracias por pasarte Ana! Un abrazo!

  • Publicado hace 23 Febrero, 2016

    Inés

    ¡Cuánta razón tienes! Soy madre de un niño de ocho años y no tuvimos ningún problema en comprarle una sillita rosa para que paseara a su muñeco. Él ignoró siempre comentarios y nosotros también. Este año cuando se disfrazaron en el colegio, les pintaron las uñas a todos, niños y niñas. Le gustó esta experiencia y fue varios días con las uñas de verde… Algunos niños le hicieron comentarios ofensivos, sobre todo ellos, los niños. Cuando se las quiso pintar de rosa, y de hecho lo hizo, solamente fue un día, porque algunos en el patio no querían que se acercase porque tenía “feminitis” y se podía contagiar…
    Como lo lees, en pleno siglo XXI. Me pidió que se las borrase porque no le apetecía ya que se siguieran metiendo con él y obviamente lo entendí. Me pareció un valiente por ser capaz de hacerlo con esa edad, y tengo claro que siempre dejaré que haga lo que le guste o con lo que se sienta bien siempre y cuando no haga daño a nadie, como en este caso. ¿Si se quiere disfrazar de princesa? Pues fenomenal, ¿no se disfrazan los adultos de mujer? ¿Qué tiene de malo? Lo malo siempre es lo mismo, nuestra mirada de adulto, la de ellos jamás, y en caso de criticar a un niño siempre lo hacen por imitación a lo que han escuchado en casa, qué importante tener un entorno que favorezca que crezcan como personas.

    • Publicado hace 23 Febrero, 2016

      Alba Alonso

      ¿Feminitis???? El problema es que además lo femenino se ve siempre como peor, de una categoría más baja. A cualquier niño o niña le encanta pintarse las uñas, aunque sea solo una vez, para probar lo que es. Y quien no lo hace es porque ya alguien le ha dicho que eso no es adecuado para su sexo o género. Fíjate en los niños de la cantante Gwen Stephanie, van muchas veces con ellas pintadas de colores! Y quizás se lo puedas enseñar a tu niño!
      Un abrazo y gracias por pasarte por Realkiddys!!!

  • Publicado hace 23 Febrero, 2016

    Enrique

    Nosotros tenemos una niña, y es verdad que, hasta cierto punto, resulta más fácil el tema de la ropa. Lleva pantalones y vestidos a partes iguales, quizá incluso más lo primero que lo segundo, y en general diría que nadie ha puesto pegas por eso. Estoy seguro de que con un niño habríamos tenido más problemas si hubiera vestido con un body con algún tipo de encaje o con colores «de niña».

    Nuestra lucha llegó con los pendientes, que no le quisimos poner mientras no sea decisión suya. Entiendo que mucha gente me vea como un exagerado, pero no me apetece marcar físicamente el cuerpo de mi hija para demostrar que es una niña; intento no dejarme llevar por los usos y costumbres porque sí, y para mí no tiene sentido diferenciar a mi bebé con dos agujeros solo porque sea niña. Su abuela me llegó a decir que le estaba negando el derecho a ser reconocida como niña, algo que me llegó al alma. Somos unos locos, jajaja.

    • Publicado hace 23 Febrero, 2016

      Alba Alonso

      Deberíais ir a la cárcel!!!! Pues aunque no te lo creas, yo sí se los puse… Confieso, me empezaron a comer el coco por todas partes en que luego le iba a doler más. Y la verdad, es que me pilló en ese momento en que acabas de dar a luz y estás un poco confusa con todo lo que se te viene encima. Hace más de un año el hermano le arrancó uno sin querer, y nunca más se lo puse. Le molesta que le quite el otro, así que va con uno sí y uno no. Y como tiene el pelo corto pues según de que lado la vean la llaman niño o niña. Yo ni siquiera doy explicaciones. Entiendo que si no lleva “marcas” de género la confundan, pero es que no creo que haya ningún problema en que crean que es un niño. Igual que no me molestaba que mi hijo, que a veces iba de rosa de bebé, lo confundieran con una niña. Si es que lo que importa es la PERSONITA que llevan dentro!
      Gracias por este testimonio tan chulo Enrique!

Comenta

Publicaciones relacionadas