El 23 de Abril es para mi un día muy especial, por multitud de causas. Yo pertenezco a los libros, y ellos me han pertenecido a mi desde que tengo uso de razón. De hecho, siempre hemos formado un equipo fantástico, pues han estado ahí tanto en mis momentos malos, como en los mejores momentos; para darme energía, fuerza, coraje, cariño, comprensión, evasión… ¿Quieres saber por qué?

unnamed

Recuerdo que cuando era una niña, hacia los nueve, diez años más o menos, un libro era para mi de los regalos más bonitos que me podían ofrecer. Y no porque fuera ningún bicho raro, sino porque usaba aquellas historias para transportarme a mundos diferentes, para vivir vidas que no estaban a mi alcance, para soñar con conocer mundo algún día, y para poder llevar a cabo todas aquellas aventuras de las cuales disfrutaban los personajes de mis cuentos.

Siendo la cuarta de seis hermanos, en una familia de clase media tirando a baja, ten por seguro que las opciones reales eran limitadas. Yo nunca iría a un internado a Dinamarca a superar hazañas como las de Puck. Además de aquella no se salía mucho de casa, y yo iba a un cole de solo chicas, con lo que conseguir una pandilla como la de Los Cinco tampoco era muy factible, y mucho menos, llegar a ser detective como las chicas y chicos de Los Siete Secretos.

Sin embargo, ello no me preocupaba en absoluto, porque en cuanto me sentaba a leer, cada palabra de aquellas hojas algo amarilleadas me envolvía de tal manera, que era capaz de convertirme al instante en cualquier personaje de los que tanto anhelaba.

reading   The Magic of Books by martinak15 – CC BY 2.0

Probablemente viví mi primer amor mucho antes en la literatura que en la vida real, pero también me enfrenté a dragones, a huracanes, a malvados, y a asesinos. Y yo, solamente yo, tenía el mando para poder decidir cómo actuar, y para asumir a continuación todas sus consecuencias. Los libros me proporcionaron experiencias increíbles; me enseñaron a volar, a conducir un tren, a montar a caballo, a nadar con delfines… Los libros me suspiraron al oído mientras me dormía...los libros me dieron vida...

Aunque todos estos recuerdos nostálgicos quedan ya algo lejos, ahora tengo la oportunidad de volver a vivirlos con mis hijos. Por eso trato de poner en sus manos todos los libros que están a mi alcance. Leo e interpreto, con amor y pasión, cada una de las palabras que sale de sus cuentos. Veo sus pupilas engrandecer cuando se acerca el león, al igual que las veo brillar cuando la princesa se queda sola. Siento como sus corazones laten rápidamente al compás de las sílabas que emanan de mis labios tal cual fuera yo la verdadera bruja, al igual que siento como se relajan según va llegando el final de la historia, y mis palabras se vuelven más, más, y más lentas; más, más y más graves.

Los libros tienen el maravilloso poder de crear historias únicas y personales, y nadie vive una historia como la vives tú, porque al leerla, la haces tuya, no lo olvides.

Compartir la magia de la lectura con tus hijos la hace, si cabe, más especial. No desaproveches la oportunidad de vivir con los niños, a través de la literatura infantil, sus otras vidas también, para así no perderte ni un segundo de sus sueños.

 

photo-1421986527537-888d998adb74

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

2 Comentarios

  • Publicado hace 23 Abril, 2016

    Ana Fiuza

    Maravilloso post!! Te lo dice una lectora compulsiva. Me siento tan identificada con tus palabras! Para mi la lectura ha sido una vía de escape, una forma de viajar sin salir de casa y de vivir, como bien dices, experiencias increíbles que estaban fuera de mi alcance en la vida real. Ahora toca transmitir el amor por la lectura a nuestros niños, ojalá lo disfruten como lo hicimos nosotras de pequeñas… Y como seguimos haciéndolo en la vida adulta. Gracias!!

    • Publicado hace 23 Abril, 2016

      Alba Alonso

      Qué bonito lo que has escrito Ana! Ahora nos queda la tarea de fomentar ese amor por la lectura en nuestros peques también! Un abrazo y gracias por pasarte!Qué bonito lo que has escrito Ana! Ahora nos queda la tarea de fomentar ese amor por la lectura en nuestros peques también! Un abrazo y gracias por pasarte!

Comenta

Publicaciones relacionadas