Un baile de Prom inclusivo

Vamos a hacer un flashback hasta 1993. No hace tanto ¿no? Pues ahí estoy yo, MVP del equipo varsity de baloncesto de mi instituto, no de las populares, con 20 kilos de más, con una cita “prestada para no ir sola” que conocí un par de días antes, con mi ramito de flores en la muñeca y mis flamantes rizos hechos con plancha en el baño.

Y así voy a mi baile de Prom. Para quien no sepa qué es el baile de Prom te diré que junto con la graduación es el baile más importante del instituto en USA.  Pues allí estaba yo cursando el senior year (2º Bach) en un pueblo llamado Baltic, de Dakota del Sur. Y allí viví la experiencia americana al completo.

lady-bulldogs-1992

Mi equipo de baloncesto en Baltic, South Dakota, 1992. ¿Puedes encontrarme?

Es curioso, pero no recuerdo ni una sola persona homosexual en todo el pueblo… Tampoco recuerdo haber tenido ninguna conversación sobre ello, ni visto ninguna peli sobre dicha temática… Las chicas leíamos revistas tipo Seventeen donde te contaban como estar mona  para atraer a un chico, como llevar bien unos shorts o como hacerte las dichosas ondas (qué coñazo, por cierto…). También cómo enfrentarte a “la primera vez” y salir airosa… Los chicos… los chicos no leían nada… ¿para qué? Ellos tenían que ser los cowboys que manejasen bien a sus chicas y para eso no necesitan aprender nada, ya lo sabían todo “de serie”.

revista-estereotipos-de-género

Revista de moda entre adolescentes en Usa

Por eso ver una película como Prom donde su protagonista, una chica lesbiana de 17 años, no es admitida al baile por su orientación sexual me hizo volver a aquel 1993. ¿Y si entre mis amigas de clase hubiese habido alguna lesbiana viviendo esa situación?¿Y si mis compañeros gays fueron con chicas al baile para no tener que evidenciar su homosexualidad?

Poco puedo hacer hoy para ayudar a las personas de mi instituto que sufrieron en silencio un baile de Prom falso.

Pero sí puedo hacer algo ahora. Quizás no tengamos que ir hasta 1993 porque esto sigue ocurriendo y probablemente vaya a ocurrir en muchos lugares en 2021. Por eso visibilizar el acoso de género, la falta de valor a la diversidad, y la frustración de no tener una infancia y juventud feliz porque la sociedad no te deja ser quien eres le concede un Óscar de mi parte a esta película.

Fiestas inclusivas

Yo pienso  ser como el director de ese Instituto y me encantaría organizar bailes queer donde todas las personas sean valoradas, aceptadas y bien recibidas en vez de criticadas por su aspecto, su manera de caminar, su identidad o su orientación sexual. Nadie tendría que perderse su baile de prom por cosas así. Nadie tendría que salir o incluso casarse con quien no quiere. Nadie tendría que perder su virginidad con alguien que ni siquiera le atrae. Pero sigue ocurriendo.

fiestas-inclusivas

Educar en la diversidad

Y no hace falta que tus hijxs sean adolescentes para hablar sobre ello. Mi hija se indigna cuando no hay ninguna chica en un videojuego, a mi hijo le parecía fatal que las novias no pudieran ir a ese baile en la película (no la vieron toda, pero sí algunas partes que me dieron la oportunidad de hablar sobre el tema). En casa hablamos sobre transexualidad de manera natural. De hecho, últimamente estamos tocando el tema de personas no binarias.

Y les cuesta entenderlo sí, pero lo van absorbiendo como natural y lo irán comprendiendo con el tiempo. Hace un par de años, con 5  ó 6 años, mi hija se acercó a mí en el parque y me dijo “mamá, esa niña de la pala es trans“. Y yo le respondí ” ¿cómo lo sabes?”. A lo que me contestó: “porque lleva ropa de niño”. Entonces le tuve que explicar que la ropa no te hace niño o niña. Y que si quería saber si era una niña o un niño, solo tendría que preguntárselo.

Puede que pienses que tu altavoz es pequeño, que no eres directora de películas, ni escritor best-seller para cambiar el mundo visibilizando todo tipo de diversidades. Pero si educas en la diversidad tu altavoz se multiplicará por mil, porque el mensaje irá llegando más y más lejos con el tiempo.

Tú puedes conseguir desde ya que el baile Prom (con ello me refiero a cualquier situación importante en la infancia y adolescencia de tus peques) sea el mejor posible para muchas personas.

 

Yo, como siempre, solo puedo decirte: gracias, gracias, gracias.

 

Facebooktwitterlinkedin

Comenta

Publicaciones relacionadas