Si leéis este blog habitualmente, ya sabréis de qué pie cojeo, con lo cual una visita a una juguetería es para mi tooooodo un estudio de campo, y lamentablemente también de “cabreo”, debido a esos consejos de los dependientes del mundo de la juguetería.

Pero en esta ocasión, no voy a ponerme a criticar a la dependienta cuya primera pregunta suele ser: “¿para un niño o una niña?”No, eso sería una presa demasiado fácil…

giphy-10“No sabía que lo estaba haciendo tan mal…Lo siento en el alma” diría la dependienta…

Ni tampoco me comeré a pedacitos a ese dependiente que me dice (mientras busco un regalo para mi hijo): “eso es la zona rosa, o sea la de niñas.  Todo lo de niños lo tiene usted ahí al fondo”.

200-3“¿He dicho yo que el rosa es de niñas?Nooooo que va, se ha equivocado señora!Pero mejor hago un mutis…” diría el dependiente…

Aunque la crítica a la mayor parte de las personas que trabajan en jugueterías o secciones de jugetes de grandes almacenes, me daría para un post larguisisisisisísimo, afortunadamente para los susodichos hoy me he despertado constructiva.

Por ello, os presento en primicia el manual del toy-seller ideal, a compartir a troche y moche con vuestras marcas y tiendas de juguetes preferidas, a ver si de una vez por todas aprenden lo que sí hay que hacer.

juguetes, infancia, jugar, comprar, vender

MANUAL DE TODO DEPENDIENTE/A  DE JUGUETERÍA

QUE SE PRECIE:

1. Necesitas tener algunos datos, pero el sexo biológico del peque no es uno de ellos. Así que, cuando alguien se acerque a ti pidiendo información o ayuda, tus primera preguntas siempre deberían ser del estilo:¿Qué es lo que le gusta?¿Tiene alguna afición?¿Es bueno con las manos?

Y NUNCA: ¿Es para un niño, o una niña?

anuncio tele, error,

2. Un buen vendedor ofrece, nunca limita. Aunque el comprador ya lleve una idea preconcebida, tú como buen vendedor puedes hacerle reflexionar sutilmente sobre su compra, muchas veces como clientes lo agradeceremos infinitamente (sin llegar a extremos claro, si son de cerrados de mollera, ni caso, no vaya a ser que pierdas al cliente).

  • Por ejemplo:

A: “Quería un regalo para una niña, una muñeca o algo así”.

B: “Muy bien, ¿sabe si tiene ya muchas muñecas?Porque esta otra opción es mucho más          original, creativa y le ayudará con su psicomotricidad, y el precio es prácticamente el mismo

3. No seas inflexible con la edad. Que ello sea una ayuda pero no un límite.

  • Hay peques de tres años espabiladísimos y alguno que todavía parece un bebé. No dejes de preguntar indirectamente (la idea no es herir a nadie, porque cada niño/a tiene su propio desarrollo) sobre sus habilidades y capacidades para presentarle el juguete más adecuado a su persona, y no a su edad.
    edad, jugar, juguetes

Interésate sobre las habilidades y aficiones del niño/a. No juzgues por su sexo.

4. Pregúntale si tiene más hermanas o hermanos en la misma casa.

  • Eso te ayudará a hacerle ver al cliente los peligros de escoger piezas pequeñas si hay bebés en la casa, o de buscar un juguete intermedio en edades para que pueda ser compartido. La persona que está comprando el juguete puede que incluso acabe adquiriendo un segundo juguete para la hermanita/o.

5. No te olvides de ofrecerle libros también. Recuerda al cliente lo importante, a la vez que divertido, es “leer” en familia desde edades muy tempranas.

  • Me encantan las jugueterías que además ofrecen algo de literatura infantil, porque es un ocio muy divertido, y regalar libros es fantástico. No pienses que es aburrido, y que eso no es un juguete. Los libros de hoy en día además de hermosos son en muchos casos libros objeto, que puedes tocar, sentir, voltear…no solo leer. Y si es el caso de un juguete que incluye un libro, pues ¡genial!libros, leer, juguetes, ocio, diseño, libro-objeto

Si eres capaz de cumplir con estos únicos 5 detalles lograrás, sin duda alguna, un éxito rotundo en el mundo del regalo infantil, y ese será tu eje diferenciador respecto a la competencia. No es fácil innovar en juguetería, pero si logras que tus clientes te reconozcan no como un simple vendedor, sino como la opción que les garantizará el abrazo de cualquier peque  al entregar el regalo, (y la envidia cochina  de los adultos que lo rodean), volverán a ti una y otra vez.

Tus jefas y jefes te felicitarán porque el cliente siempre estará más satisfecho, con lo cual probablemente te recomiende a sus allegados, con lo que el volumen de compra irá in crescendo. Conseguirlo…¡está solamente en tus manos!

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

2 Comentarios

  • Publicado hace 13 Diciembre, 2015

    El País de los Juguetes

    Gracias por los consejos

    • Publicado hace 13 Diciembre, 2015

      Alba Alonso

      Con todo el cariño! Gracias por comentar!

Comenta

Publicaciones relacionadas