Ser una persona trans-positiva es fundamental

No hace falta que seas mujer para ser una persona feminista, ni una persona de color para no ser racista, ni de otro país para no ser una persona xenófoba, ni homosexual para respetar a la comunidad LGTBIQ+.

No hace falta que seas trans para ser una persona trans-positiva. Ni siquiera hace falta que tengas una alumna, un hijo o una sobrina trans. Lo único que hace falta para que seas trans-positiva es una mentalidad abierta, tolerante y llena de empatía.

Ser una persona trans-positiva puede querer decir muchas cosas:

  • ser una persona que respeta la realidad trans;
  • ser una persona que acompaña de manera cercana a alguna realidad trans (en su familia o amistades);
  • ser una persona que lucha por los derechos de las personas trans (en la vida, la escuela, las leyes…).

tolerante y trans-positiva

¿Por qué hacen falta muchas personas trans-positivas?

Por lo mismo que hacen falta muchas personas feministas. Porque hay una parte de nuestra comunidad que todavía sufre prejuicios, maltrato físico o psicológico, burlas y falta de derechos por no entrar dentro de la norma, que no de lo normal. Ser personas conocedoras de la realidad trans nos hace ser personas más grandes y completas.

Ser trans-positiva ayudará a muchas personas trans a sentirse más valoradas en sus trabajos, más queridas en su comunidad, más comprendidas en sus citas médicas, más arropadas en sus momentos duros.

¿Qué tengo que hacer para ser una persona trans-positiva?

Ser una persona trans-positiva exige cierta formación por tu parte para tratar de entender la realidad trans. Esto se puede llevar a cabo de mil maneras: viendo documentales, ojeando artículos, leyendo libros, cuentos… A continuación te propongo algunos ejemplos que a mí personalmente me han venido de perlas:

  1. Tedx de Mikele Grande:
  2. Documental Sorrisos Transformadores.
  3. Documental Vida en Trans.
  4. Nuestro cuento infantil Realkiddys Carla no es Carla, sino Carlos.
  5. Vídeo ¿Quién soy?

Pero no te quedes solo ahí. Si visitas las webs de Arelas, Amizando, Chrysallis, Daniela o Naizen encontrarás muchísimos más recursos para ayudarte a ser una persona mucho trans-positiva.

Y aquí abajo la charla de una compañera, Cristina Palacios, con la que compartí escenario en TedxGalicia (el mío puedes verlo aquí Ted Realkiddys):

¿Y si mi entorno no comparte mis creencias?

Las creencias pueden ser o no compartidas. Las realidades no son creencias, simplemente son. Ser trans es una realidad que siempre ha estado, pero hasta hace poco simplemente no había sido visibilizada. Por ello te aconsejo que aproveches la mínima oportunidad para hablar de esta y cualquier otra realidad poco conocida en tu círculo. Recuerda que el saber nos hace más libres.

Y vuelvo a aludir al feminismo. ¿Cuántas veces has escuchado lo de “yo ni machista ni feminista” como si fueran antónimos? Eso indica que todavía hay mucho que compartir y hablar sobre el feminismo también, porque todavía no se entiende. O quizás en algunos casos “no interese entender”. Por eso hablar de todos estos temas es fundamental ya que las palabras nos ayudan a comprender, a visualizar y a visibilizar.

lo que no es natural es que tengas que vivir con una identidad que no es la tuya

Respecto a la realidad trans podrás escuchar cosas como “lo trans es ir contranatura, con lo cual no lo apoyo”. Bien, en primer lugar solo tienes que mirar a tu alrededor para ver mil cosas contranatura. Algunas te facilitan la vida, como puede ser tu móvil, y otras se cargan el planeta en su camino, como puede ser el plástico. Pero todas son contranatura y las usas cada día de tu vida.

ser una persona trans-positiva

La humanidad se distingue de otras especias porque somos seres inteligentes y podemos hacer cosas antinatura para nuestro bien; como encontrar vacunas a enfermedades o usar quimioterapia para combatir el cáncer. Ser trans no es ir contranatura, sino todo lo contario. Es más bien respetar la naturaleza de las personas. Porque lo que no es natural es que tengas que vivir con una identidad que no es la tuya.

Comencé a acercarme a la realidad trans hace ya unos años, fruto de mi tesis doctoral que versaba sobre masculinidades. Pero es desde hace un año más o menos, cuando decidí escribir un cuento sobre un niño trans, que me autodefino como una persona trans-positiva.

Este cuento del que te hablaba Carla no es Carla, sino Carlos ha sido publicado gracias a las aportaciones de cientos de personas que apoyaron la campaña de crowdfunding. Gracias a todxs ellxs este cuento y su versión en gallego Uxía non é Uxía, senón Uxío son ya una realidad. Si quieres tener un ejemplar puedes hacerlo a través de los enlaces anteriores. En este momento los cuentos están  en preventa, pero puedes hacer tu reserva y los tendrás en un par de semanas más o menos.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Comenta

Publicaciones relacionadas