La perspectiva de género en las políticas de RSC/RSE

Mucho se ha hablado y se sigue hablando el los últimos años del fomento de la responsabilidad social en las empresas pero poca efectividad han tenido las políticas llevadas a cabo en materia de género. Parece que una vez más, la igualdad de género es la gran olvidada por el mundo empresarial. El género en la RSE no ocupa el lugar que debería.

Cuando hablamos de igualdad y empresa no queremos indicar un 50-50 hombres-mujeres porque eso no constituye más que un número para la igualdad cuando el fondo de la perspectiva de género es mucho más profundo. Asegurar un acceso al empleo igualitario, una promoción sin distinciones de sexo, retribuciones igualitarias, conciliación tanto laboral como personal y familiar, acabar con el acoso sexual, conseguir un equilibrio de participación entre hombres y mujeres… Y acabar con los #femspacios también en la empresa.

empresa-conciliación-género en la RSE-estereotipos

En resumen, fomentar una cultura empresarial basada en la igualdad derrocando los estereotipos de género existentes que tanto daño provocan. Estos son solo algunas de las patas que podríamos encontrar para mejorar en materia de género dentro de una empresa. Lo que ha venido a llamarse RSG: responsabilidad social de género.

¿Cuáles son los beneficios de adoptar RSC?

Los beneficios que surgen como consecuencia de adoptar unas buenas políticas en el mundo de la Responsabilidad Social no son pocos. Quizás los tres más importantes sean los siguientes:

  1. Mejora la productividad de la empresa.
  2. Se consigue una buena reputación.
  3. La empresa se hace más competitiva al ofrecer un valor añadido.

¿En qué puede ayudar la RSE a la igualdad de género?

Unas buenas prácticas de RSE enfocadas a conseguir una mayor diversidad de género en la empresa tendrán una principal consecuencia en la empresa: aprovechar el talento de toda su plantilla o de las nuevas incorporaciones femeninas con perfiles diferentes.

Como dijo la Vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding hace unos años:

“Aprovechar al máximo el talento femenino en la mano de obra no es solamente beneficioso para las empresas, sino también para la economía y la sociedad en su conjunto. Las mujeres representan el 60% de los graduados universitarios, pero siguen estando infrarrepresentadas en los puestos de toma de decisiones económicas”.

mujeres trabajando-género en la RSE-estereotipos

Es probable que en gran cantidad de empresas se esté desaprovechando el talento de muchas mujeres por culpa de los estereotipos de género. El no considerar determinadas tareas como aptas para las mujeres únicamente por su sexo hace que una empresa sea mucho más pobre sociológicamente y por extensión económicamente hablando.

¿Cuáles son los estereotipos de género que apartan a las mujeres de los mandos de dirección?

Las mujeres son sutilmente apartadas de determinados puestos por dos grandes estereotipos que no cesan de transmitirse:

  1. La creencia de que las mujeres tienen menores dotes de liderazgo que los hombres.
  2. La creencia de que las mujeres no van a cumplir por su doble responsabilidad “como mujeres” con la empresa y con la familia.

mujeres en mundos masculinos-género en la RSE-visibilidad femenina

El verdadero problema es que la familia además se concibe como una carga para una empresa y no como un bien para la misma, y en consecuencia para la sociedad. Quedarse embarazada es considerado como un lastre para muchas empresas, especialmente si la empleada se encuentra en puestos altos dentro de la misma.

Lo que se consigue con esto es favorecer la cultura empresarial el “workaholic”: todo para el trabajo. Con lo que para triunfar profesionalmente no se concibe tener hijos ni personas dependientes a su cargo. El hombre sí puede tener familia ya que se considera que es la mujer  la que debe llevar la gran carga en ese aspecto. A él no se le penalizará nunca por su condición de padre. Esto es fácilmente comprobable en las propias entrevistas de trabajo en las cuales solo se pregunta a las mujeres sobre su decisión futura de tener o no descendencia.

¿Qué tipo de prácticas se pueden llevar a cabo dentro de una empresa para fomentar la igualdad de género en la RSE?

Entender la familia como clave en el progreso social y económico de la sociedad apoyando la natalidad enriquece a la empresa y con ello la efectividad de sus trabajadores. Trabajadores y trabajadoras más felices suponen una mayor productividad, que acarreará consigo unos mayores beneficios para la propia empresa.

familia-bebé-estereotipos de género-género en la RSE

A continuación enumeraremos algunas de estas posibles prácticas:

  1. Diseñar planes de conciliación poniendo énfasis en la implicación de los papás, no solo las mamás. Favorecer en lo posible la flexibilización de horarios y el teletrabajo, guarderías en la empresa, etc.
  2. Reclutar a nuevo personal con currículos “ciegos”, en los cuales no se supiera el sexo de la persona.
  3. Empoderar a las mujeres en círculos considerados como masculinos y a los hombres en círculos femeninos.
  4. Hacer partícipes a todos los empleados en la denuncia de los estereotipos de género presentes en la empresa; en la publicidad que usa para venderse, el posible sexismo, acoso sexual…
  5. Poner el foco en la familia (después de todo son los mayores consumidores) entendiéndola como un bien no solo para la empresa, sino para toda la sociedad.

Como siempre, estos son solo algunos ejemplos pero se nos pasan por la cabeza muchísimos más. Seguro que tú también puedes aportar tu experiencia respecto a la perspectiva de género en tu empresa. ¿Se tiene en cuenta?¿Se lleva a cabo alguna práctica? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios para así poder mejorar entre todos.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Comenta

Publicaciones relacionadas