Como os he comentado en mi último post, en estos dos últimos meses he tenido muchísimo trabajo con la finalización de la tesis. Esto ya es duro de por sí, pero si a ello le sumas ser bimadre de dos peques (maravilloso sí, pero también difícil y cansino), más diferentes proyectos que van surgiendo por el camino, he de reconocer que dejé de cuidarme un poco físicamente.

Es decir, un día me di cuenta de que las canas me llegaban a las orejas (y no es que sea tan mayor ¿eh??, culpa de la genética todito), los pelos de las piernas comenzaban a juguetear entre ellos, mi culo y la gelatina tenían cierto parecido, y en mi cara se podía ver un cierto aire a Frida Kahlo… (la cual me apasiona como persona, pero a esa ceja no le acabo yo de ver el atractivo…).

gif, dejarse, estudiar, estereotipo, belleza, mujer

De esta guisa me encontraba yo hace una semanita cuando me topé por casualidad con Marta… Odio a Marta… Y eso que es buena chica, pero por Dios, ¡qué perfecta! No se le sale un pelo del sitio, parece que esté bronceada todo el año, la palabra arruga no existe en su diccionario, y no tiene un perfil bueno, ¡tiene todos buenos! Y allí estaba ella, por si su belleza fuera poco, vestida a la última moda, con su bolso colgado a modo de gancho en el codo, sus gafas hipermegagrandes de marca, y sus labios carnosos… No se puede ser más perfecta…

Y después de unos minutos de conversación “vacía” con Marta, ella va y me suelta la siguiente perla… “Ay, mujer, deja de estudiar y leer tanto… no te está haciendo nada bien… yo creo que te estás dejando un poco ¿no?” Y claro, viéndola a ella y a mi en aquel momento, yo con ojeras y sin maquillaje y ella de pie en la calle con pose de bloguera preparada para un robado, estaba claro que sí… me estaba dejando un poco…

mujer, belleza, blogger, fashion, perfección, estereotipo

Me fui a la biblioteca toda compungida… cómo me podía estar pasando aquello… me estaba dejando… me estaba dejando… Y entonces recordé las otras veces en las cuales había escuchado pronunciar aquella frase… Sí, ya me acordaba, había sido durante mi embarazo, y al poco de dar a luz… “Oye, cuidado, no te dejes ¿eh?”

Entonces comencé a verlo todo claro… El estereotipo de la dejadez femenina… siempre refiriéndose al físico, claro.

Mi querida Marta, yo no me estoy dejando, leo más que nunca, estoy conociendo a muchísimas personas que me agradan, me encuentro en proceso de finalización de una tesis doctoral, y disfruto criando a dos peques… Créeme, no me estoy dejando… Todo lo contrario, he aprendido a darle a las cosas la importancia y la prioridad que tienen… Eso es todo.

Para mi, ahora, es más importante depositar mi tesis que perder una mañana en la peluquería cubriéndome las canas; es mucho más enriquecedor hacer senderismo con mi hijo y mi hija que pasar un fin de semana de compras tratando de ir a la moda; y mucho más prioritario acabar de leer ese libro que aprender de qué manera chic se lleva ahora el bolso.

Créeme Marta, yo no me he dejado en absoluto. Igual que tampoco me dejé al dar a luz… Sino que hubo en dos ocasiones en mi vida, una prioridad mucho más importante en mi vida que el tinte, el esmalte, la cera, y el maquillaje… ¡Mi bebé!

mujer, madre, lactancia, cuidado, bebé

Con esto no quiero decir que tengamos que abandonar nuestro cuidado personal, no hacer ejercicio y no mimarnos… Ni mucho menos. Pero hay momentos en los que estos detalles pasan a último plano porque hay otras cosas como la llegada de un bebé (¡qué puede ser más importante que esto!), o un cambio profesional en tu vida, que pasan a primer plano. Y eso no quiere decir que te estés dejando, sino todo lo contrario, indica que eres una persona que sí sabe anteponer lo importante a lo insulso y anodino…

Querida Marta, no sé cuando nos volveremos a cruzar (y espero sinceramente haber podido ir a la peluquería para entonces), pero si me vuelvo a ver en la misma tesitura, sí sabré cómo contestarte…

Yo no me “he dejado”… Simplemente estoy dejando un poquito aparte mi yo por personas o cosas que considero merecen toda mi atención en este momento. Pruébalo alguna vez en tu vida, querida Marta, merece la pena, y mucho, créeme.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

16 Comentarios

  • Publicado hace 19 Noviembre, 2015

    @mishallazgos

    aplauso, aplauso, aplauso (no pongo los emoticones porque estoy en el ordenador 😛 )
    Se puede decir más alto pero no más claro. Es verdad que no hay que descuidarse físicamente, por salud y porque, reconozcámoslo, si nos vemos bien nos sentimos mejor y eso se refleja en nuestro estado de ánimo y en nuestra relación con él mundo.
    Pero donde esté un revolcón por la hierba con los peques en vaqueros y zapatillas que se quite cualquier pose chic con bolso jajaja.
    Hay prioridades y prioridades, y el saber verlas no es “dejarse” es crecer como persona.
    Un abrazo y felicidades por el post.

    • Publicado hace 19 Noviembre, 2015

      Alba Alonso

      Muchas gracias Divi! Y es que esa presión de estar siempre perfectas que nos quieren meter… Eso sí, solo exteriormente. Luego si estás mona, ya que seas lista parece menos importante… Si hay que dejarse, pues nos dejamos y punto!

  • Publicado hace 19 Noviembre, 2015

    Marina C

    A todas nos gustaría ir monas cada segundo, claro. El problema es que la sociedad lo impone como la prioridad Number One y no lo es.
    Suerte con la tesis. Enhorabuena a tus peques por una mamá guay.

    • Publicado hace 19 Noviembre, 2015

      Alba Alonso

      Hola Marina! Ya de vuelta! Y no me he estado dejando ni mucho menos, vuelvo con las pilas cargadas. Un abrazo!!

    • Publicado hace 19 Noviembre, 2015

      Diana

      Ay! Me ha encantado Alba. Es una cosa que pienso muy a menudo y que me da mucha rabia escuchar. Como dice Marina el problema es como está considerado lo físico en esta sociedad. Besazo!

      • Publicado hace 20 Noviembre, 2015

        Alba Alonso

        Muy cierto chicas!Porque no te van a decir que te has “dejado” si no lees, no vas a museos, no ves cine… Nooooo! Sólo si no vas mona o mono ¿cierto? Muchas gracias Diana!

  • Publicado hace 19 Noviembre, 2015

    Mónica

    Me ha encantado Alba!! Esa imagen de inicio también 😉
    Sobre el tema,…bueno, el equilibrio es lo ideal,pero creo que no es necesario del todo, se puede ser feliz ‘con un par de pelos de más’ 😉 siempre que una se sienta orgullosa de una misma!! Que es lo importante.
    Un beso y buen post!

    • Publicado hace 20 Noviembre, 2015

      Alba Alonso

      Yo abogo por el equilibrio también! Sobre todo en cuanto al ejercicio, estoy deseando comenzar de nuevo! Pero si hay una época que tienes que dejar el gimnasio pues chica, no pasa nada! Un besazo y muchas gracias por comentar!

  • Publicado hace 20 Noviembre, 2015

    Carmen Alonso

    Totalmente de acuerdo. Yo siento que me estoy descuidando o dejándome cuando llevo meses sin leer un libro o sin ponerme al día con cosas de mi trabajo o sin salir a caminar o dar un paseo con mis amigos… Por tener canas , no llevar el pelo de peluquería o no vestir a la última creo que no implica que te estés dejando… Qué manía con los estereotipos… Harta de tanto físico y aparentar y tanta cabeza hueca… y además decírtelo a tí que no necesitas ni peinarte ni maquillarte y que eres la envidia de tu generación … Vamos que yo lo que creo es que tienen un poquito de envidia y sin caer en la misma trampa de los estereotipos porque no se puede generalizar….conozco gente que siempre va de punta en blanco y de marca que confiesan que tienen baja autoestima y que si no visten de marca o a la última se sienten mal y a disgusto…uno tiene que sentirse bien consigo mismo sea a la última o a la penúltima .

    • Publicado hace 23 Noviembre, 2015

      Alba Alonso

      Gracias por los piropos Carmen!!Eres un sol! A ver si nos vemos un día y nos “dejamos” juntas por tu pueblo!!

  • Publicado hace 20 Noviembre, 2015

    Rut

    Hola! Un post que me ha encantado, mi opinión es que hay diferentes formas de cuidarnos, y tu estas cuidandote, como dices le estas dando prioridad a lo que es mas importante en ese momento de tu vida. El cuidarse , no quiere decir que estes de punta en blanco toooodo el dia y perfecta y que nos dejemos llevar por las modas y canones de belleza. No, es simplemente que cada mujer encuentre su cuidado a su manera de ser, y punto. Cada mujer somos de una forma y gustos diferentes, lo que hay es encontrar que los cuidados que te des te hagan sentir bien, da igual que estes sin maquillar e inmersa entre libros durante dias, si eso es lo que quieres, o si disfrutas de tus hijos, como yo, en pijama tirada en el sofa viendo una peli . Y vale, que hay que cuidar del exterior , pero nuestro cuidado en cuanto a nuestro desarrollo personal y profesional hace que seamos mujeres con mas autoestima y es una parte olvidada. Aceptarnos y querernos a nosotras mismas tal y como somos. Y ser tu siempre. Un abrazo, te felicito por el post.

    • Publicado hace 23 Noviembre, 2015

      Alba Alonso

      ¡Qué bonito y real lo que has escrito Rut! Un fuerte abrazo!

  • Publicado hace 21 Noviembre, 2015

    mary

    Me encantó este post Alba! La de veces que habré escuchado esa frase, ya fuese de estudiante, trabajando, opositando o cuando dí a luz. La sociedad nos lo pone agobiante muchas veces, pero pienso como tú. Hay prioridades aunque la salud hay que atenderla. Yo del físico como que ya lo superé. Estaré fea, pero mi niña siempre me dice que soy la más guapa y con eso me llega. Un saludo y enhorabuena!

    • Publicado hace 23 Noviembre, 2015

      Alba Alonso

      Cierto!!! Para nuestros peques somos las mejores madres del mundo mundial!!! Y no hay nadie más sincero que un niño, así que debes ser guapísima si lo dice tu niña!!

  • Publicado hace 23 Noviembre, 2015

    Marta Hidalgo (La Fábrica de los Peques)

    ¡Me ha encantado! Me he sentido super identificada. Te felicito por el post. Gracias por hacer que me sienta un poco mejor. Suscribo cada palabra. 😉

    • Publicado hace 23 Noviembre, 2015

      Alba Alonso

      De nada Marta!! Espero que no te hayas identificado con la “Marta” del post!! 😉 Un abrazo muy fuerte!

Comenta

Publicaciones relacionadas