El carnaval es una época fantástica para la infancia, una época donde pueden ser quienes quieran ser, pueden dejar volar su imaginación y convertirse en cualquier persona, animal u objeto inimaginable e irreal que deseen, con los atributos físicos y psicológicos que ellxs quieran inventarse.

Sin embargo, en estos últimos años la magia del carnaval y su color ha ido apagándose poco a poco. Y nosotros, tenemos gran parte de culpa de ese apagón.

disfraces, estereotipos de género, carnaval, #soyquiendecideImagen del Fantasy Day de C’MOn: Museo Infantil de Nápoles

Todo el color del carnaval ha pasado a concentrarse en dos únicos tonos: el rosa y el azul. Todas nuestras niñas sueñan con ser princesas Disney y todos nuestros niños quieren ser superhéroes. El abanico de disfraces es infinito ¡pueden ser quienes quieran ser! Pero las opciones tanto de las tiendas de disfraces o jugueterías, como las que eligen nuestros hijos e hijas, siguen siendo las mismas año tras año. Hasta Minnie se volvió rosa ¿no os acordáis de la Minnie original?

¿De qué se disfrazan nuestros peques en carnaval?

Ellas como princesas guapas, dulces, pasivas, sumisas, alegres, a la espera del príncipe que las salve. Y cuando las veamos así disfrazadas se lo haremos ver: “¡Qué guapa!Qué princesa tan hermosa eres!¡Le vas a gustar a todos los niños!¡Menudo bellezón!” Sin ser conscientes de ello estaremos enfatizando que lo único importante de su disfraz y de su sueño a conseguir es, una vez más, la belleza física.

Ellos como superhéroes fuertes, musculosos, agresivos, malvados, villanos, insensibles, violentos y preparados para salvar a la chica de la película. Y nuestras palabras en este caso serán: “¡Qué fuerte!¡Vaya, menudos músculos!¡Las niñas van a alucinar todas!¡Qué pinta de malvado!” Casi nadie les dirá que están guapos, o dulces…

Captura de pantalla 2016-01-21 a las 22.23.43disfraces, carnavales, estereotipos

La campaña #soyquiendecide nos quiere hacer ver que el sexismo no solo se limita al mundo del juguete. Los disfraces son también herramientas fabulosas en la educación con las que nuestra infancia puede llegar a otros mundos, crear universos fantásticos, dramatizar otros personajes, otros roles… Y es una verdadera pena que queramos meter todo este maravilloso universo de fantasía y color en dos únicas cajitas: una azul y otra rosa.

Pero lamentablemente todavía puede ser peor. Si somos lo suficientemente “innovadoras” o estamos medianamente “concienciados” para ir más allá del mundo del binarismo azul/rosa estos carnavales, nos encontraremos con otra variante de sexismo parecida, sino más triste todavía.

La mayor parte de los disfraces de niño que encontraremos a nuestra disposición, serán representaciones de profesiones en las que el sexo masculino domina socialmente, o  bien determinados personajes históricos que también tienden a estar representados por ellos: policía, bombero, capitán, vaquero, indio, pirata. La versión femenina de estos disfraces, porque no es más que una versión-niña del susodicho disfraz, consiste en cambiar pantalones por faldas (a ser posible mini) y poner elementos brillantes, lazos, tul o algo por el estilo.

¿Qué nos ofrecen las marcas y las tiendas en los carnavales 2016?

Más y más de lo mismo. La verdad es que como desde algunas marcas se habían llevado a cabo ciertos cambios, e incluso nos vendieron igualdad y la caída de los estereotipos de género en cuanto al mundo de los juguetes, esperábamos que llevasen la misma línea durante la temporada de los carnavales. Pero no es así, lo cual nos demuestra que esos pasos no representan en absoluto un cambio de mentalidad, sino otra estrategia de marketing para mejorar sus ventas.

estereotipos en los disfraces, carnaval, sexismo

Si no ¿cómo se explica que en el catálogo de disfraces 2016 de Toyplanet haya una “conejita playboy”?¿Por qué todos los disfraces de mujer tienen que ser sexis? ¿Por qué han de llevar escotes, trajes ajustados, minifaldas y posar con posturas y miradas más vinculadas a una revista de contenido adulto que a un catálogo de disfraces de una juguetería infantil? Aquí abajo tenéis una buena prueba de ello…

disfraz-aventurera-adulto-talla-unica.jpgdisfraz-guardia-civil-mujer-adulto.jpgdisfraz-enfermera-adulto.jpg

 

Esto es lo que les estamos enseñando a nuestra infancia, papá va de bombero y mamá de bombera sexi (la belleza y el erotismo siempre primordial en las mujeres), papá va de guardia civil y mamá de guardia civil sexi, papá va de preso y mamá de… ¿presa sexi?¡Hasta en la cárcel hemos de cuidar nuestro aspecto, chicas!!!


disfraz-bombera-adulto.jpg-2

 

 

disfraz-caperucita-sexy-adulto.jpg

Y por extensión, los niños y las niñas llevarán trajes similares a los de sus progenitores, que aunque no estarán tan altamente sexualizados si mostrarán ya el “buen camino”. Las niñas de minifalda y más descubiertas, y los niños siempre más cómodos, bastante tapados y con menos acento en lo estético o la belleza. Y muy monotema, ellas no tienen disfraz de policía, bombera, chef, o de Rey de StarWars. Pero sí de Elsa y Ana de Frozen, Blancanieves, Cenicienta y princesas varias. Seguimos primado la belleza ñoña…


estereotipos, sexismo, disfraces, carnavales

No quiero que ninguna niña tenga que preocuparse en estar guapa estos carnavales sino por disfrutar, divertirse, y convertirse en quien desee independientemente de su sexo. Tampoco quiero que ningún niño tenga que llevar una pistola, lanza, espada, o unos músculos falsos que le impidan moverse con facilidad porque en la tienda no haya más opciones para ellos.

Al igual que el mejor juguete del mundo sigue siendo una caja de cartón, el mejor disfraz del mundo es probablemente el que fabricas con tus manos (a ser posible con la cooperación de los peques), siempre teniendo en cuenta cuáles son los verdaderos sueños o fantasías de tu niña o tu niño.

Pregúntale sobre sus sueños, aunque a primera vista no lo parezca, si rascas un poco seguro que hay mundo debajo de la capa de héroe o el tul de princesa.

Por ello desde Realkiddys en colaboración con la plataforma Madresfera queremos seguir pidiendo vuestra participación en esta denuncia a favor de la igualdad de la campaña “Enseñando a Ser”. Haremos uso del mismo hashtag en redes, #soyquiendecide y la temática esta vez serán los disfraces o fiestas de carnaval. La insignia será la misma solo cambian los colores, ¡algo más carnavalescos!

#soyquiendecide, logo Realkiddys, enseñando a ser, carnaval, disfraces

¡Porque la infancia se merece poder soñar en todos los colores!

#soyquiendecide

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

13 Comentarios

  • Publicado hace 26 Enero, 2016

    Mamá Oveja

    Mi hijo decide siempre lo que quiere ser, y de momento ganan los animales…dinosaurio, conejo, murciélago…yo no intervengo.

  • Publicado hace 26 Enero, 2016

    Mamá Oveja

    Por suerte, no existen (aún xD) disfraces de animales sexys.

    • Publicado hace 26 Enero, 2016

      Alba Alonso

      No me tientes, que los encuentro seguro… De momento me viene a la cabeza la cerdito Peggy…
      Un abrazo!

  • Publicado hace 28 Enero, 2016

    Julia Iriarte

    Madre mía, me cabrea un poco bastante este tema… En el caso de los carnavales y otras fiestas con disfraces, a mi hijo de momento le estoy disfrazando de personajes de películas o videojuegos (Jack Skeleton, Link de Zelda, Marty McFly…). Así que supongo que, si lo que tengo ahora mismo dándome patadas desde dentro es una niña, la disfrazaré de lo mismo (Rey de Star Wars, Leia, etc.) hasta que ellos me digan de lo que quieren ir.
    Mi hermana ha disfrazado a su hija de pirata, bombero, pastorcilla, etc., pero sin falda. Siempre con pantalones. ¿Me pregunto qué pasaría en un San Isidro, en el que las niñas tienen que ir de chulapas?

    • Publicado hace 28 Enero, 2016

      Alba Alonso

      Muy buena reflexión Julia. Yo iría un poco más allá incluso… Los carnavales son para soñar con otros mundos y otros personajes, con lo que no hay ni que disfrazarse del mismo sexo. Quiero decir… una niña puede ir de Superman verdad? Pues entonces un niño también podrá ir de Rey de Star Wars digo yo! 😉
      Y los estereotipos son tan cansinos…
      Gracias por pasarte y comentar Julia!

  • Publicado hace 5 Febrero, 2016

    Victor Sánchez

    Por que no iniciamos una campaña en change.org para la recogida de firmas contra campañas de publicidad o directamente publicidad en productos infantiles que haya que denunciar para que los retiren?

    • Publicado hace 8 Febrero, 2016

      Alba Alonso

      Lo hemos valorado muchas veces pero no sabemos hasta que punto se consigue algo a través de este medio. Le damos otra vuelta y te contactamos Victor. Gracias por pasarte!

  • Trackback: "El problema está cuando puedes encontrar algunos disfraces infantiles en un sex shop" – Administración y Premios

  • Publicado hace 20 Febrero, 2017

    Jose

    Pues yo creo que voy a discrepar si a nadie le importa.
    Si se llevan minifaldas es sexista porque solo muestra el torso de la mujer sin apreciar su interior, si se lleva burka es sexista porque reprime a la mujer, en definitiva solo se puede mostrar una delimitada cantidad de piel determinada por… ¿quien? ¿quien tiene la potestad para decir quien viste bien y quien no?
    Vivimos en sociedad, y queramos o no, en sociedades muy distintas que se han fusionado muy rápido. Cada uno tenemos nuestra cultura y no deberíamos juzgar al resto por su forma de vestir, ni de pensar ya de paso.
    Al final lo que conseguimos con este tipo de artículos es desvirtuar el verdadero significado del feminismo. Igualdad para todos los sexos (ya no son sólo 2) en derechos y oportunidades. La cultura de cada uno no debería entrar en debate.

    • Publicado hace 26 Febrero, 2017

      Alba Alonso

      Estoy de acuerdo contigo en que tenemos que ver más allá de nuestros ojos aunque a veces sea muy difícil hacerlo. Nuestro post no pretende deliberar si es cuestión de minifaldas o no. El tema es más bien que en una profesión como la de policía nadie lleva minifaldas, simplemente porque no es cómodo para las tareas de calle por ejemplo. Las enfermeras tampoco visten tal cual son reflejadas en sus disfraces. De hecho, la mayor parte de las representaciones de las mujeres en el mundo del carnaval distan mucho de sus realidades (cosa que no pasa en el caso de los hombres).
      De todas maneras gracias por pasarte y recordarnos que antes de criticar tenemos que tratar de tener empatía en determinados aspectos con otras culturas. Eso sí nunca seremos empáticos con actitudes relacionadas con la violencia de género o el sometimiento porque sí.
      Un saludo Jose!

  • Publicado hace 4 Febrero, 2018

    Madre entrópica

    ¡Muy buena iniciativa! Mi peque aún es peque, pero no es ciega. Donde vivo ya han comenzado los carnavales (si, aquí duran dos semanas) y ya se ha dado cuenta de que las chicas “no llevan pantalones” (palabras textuales de ella). Se pasa el rato preguntando porqué no llevan pantalones y si no tienen frío.
    Yo le puedo plantear modelos alternativos, pero, como dicen por ahí, vivimos en sociedad. Como yo lo veo, sería como las vacunas. Yo la he vacunado contra el sexismo (o eso intento) pero si la mayor parte de la población no está vacunada también, no hay inmunización.
    Estaremos atentos y me uno a la campaña. Porque ya no es sólo ser azul-machote rosa-princesa, es que ya comienzan a haber disfraces de niña sexy. Y creo que es el momento de que cale el mensaje de que ya basta. Los carnavales son para divertirse. Y no es gracioso ver a niñas sexis, no es cuestión de teorizar sobre si puede o no puede tener libertad para sexualizarse una niña de 6 años. Es cuestión de preocuparse.

    • Publicado hace 4 Febrero, 2018

      Madre entrópica

      Cuando dice “no llevan pantalones” no es porque sea una talibana de los pantalones. Es que porque cree que no se han acabado de vestir y que les falta la ropa de abajo, una falda, unos pantalones, un algo…

    • Publicado hace 4 Febrero, 2018

      Alba Alonso

      A mi lo de… “es que va monísima!”… Se está disfrazando. No es necesario que vaya monísima. Ni siquiera es necesario que lo vaya en su día a día porque es una niña y ha de tener muchas otras prioridades antes que ir “mona”. Odio esos disfraces para que luzcan. Pero reconozco que es muy fácil caer en esa trampa. Lo importante es ser consciente. NO pasa nada si quiere ir de princesa, pero que esa no sea la única opción año tras año…
      Gracias por tus palabras!!

Comenta

Publicaciones relacionadas